Movilidad Segura

Viernes, 19 Julio 2013 12:03

¿Podemos engañar al alcoholímetro?

Valora este artículo
(0 votos)
Según el estudio “Mitos y falsas creencias sobre los con troles de alcoholemia” elaborado por la aseguradora Línea Directa y la Fundación Española para la Seguridad Vial (FESVIAL), 8 millones de conductores españoles, el 30 % del total, están convencidos de que sí es posible. Creen en la existencia de trucos eficaces y muy extendidos para burlar los controles de alcoholemia, tales como beber o chupar granos de café, esperar de 1 a 2 horas para coger el coche, masticar chicle o tomar caramelos, beber agua o hacer ejercicio. Además, nos encontramos con otros realmente extraños como comer césped, tomar pasta de dientes o chupar baterías de litio y monedas de cobre. 
Este estudio analiza cerca de 1.260 entrevistas realizadas a conductores de toda la geografía española, e incluye una prueba empírica sobre el impacto ficticio que estos mitos tienen en el organismo. Unos 2,6 millones de conductores, un 10%, reconoce haber utilizado alguno de estos métodos para no dar positivo. Cuando se les pregunta si consideran aceptable estas prácticas de engaño, 2,5 millones de conductores españoles las aprueba. 
 
El perfil del conductor más propenso a aceptar estas creencias populares responde al de un hombre, de 18 a 29 años, que utiliza herramientas tecnológicas (Whtasapp, Internet o redes sociales) para evitar los controles de alcoholemia y que reconoce haber conducido bajo los efectos del alcohol. 
 
Por Comunidades Autónomas, los conductores vascos parecen ser los que más conocen la existencia de estos mitos, mientras que los de La Rioja, Asturias y Cantabria son los que menos. Pero ¿funcionan realmente estos trucos? A tenor de este estudio, no. Estos trucos se probaron en dos conductores,  un hombre y una mujer, y ninguno de ellos funcionó, lo que debe contribuir a desterrar definitivamente la validez de estas creencias. 
 
Otro dato importante que se desprende de este trabajo es que 2 de cada 3 conductores españoles desconoce cuál es el la tasa máxima de alcohol permitida, porcentaje que asciende hasta el 94% en el caso de los que no saben el límite del delito. La tasa de alcoholemia representa el volumen de alcohol que hay en la sangre y se mide en gramos de alcohol por cada litro de sangre (g/l) o en miligramos por litro en aire espirado. Sus límites son: 0,25 mg/l de aire aspirado para la sanción administrativa (0,15 para conductores noveles y profesionales), y 0,6mg/l para el delito penal. 
 
Las consecuencias de este positivo son graves: en el caso de la infracción administrativa, el positivo puede conllevar la retirada del carné durante 3 meses y una multa de entre 300 y 600 euros. Estas sanciones se elevan considerablemente en caso de delito: penas de prisión de 3 a 6 meses o una multa económica a pagar entre 6 y 12 meses o, en su caso, trabajos en beneficio de la comunidad y la retirada del carné entre 1 y 4 años. 
 
No podemos olvidar que desde 2008 el porcentaje de positivos en muertos en accidente de tráfico, no ha dejado de incrementarse. De hecho, en 2012 más de un tercio de los fallecidos en carretera habían consumido alcohol por encima de lo permitido. 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.