Movilidad Segura

Miércoles, 07 Agosto 2013 07:03

El coche a gas gana adeptos

Valora este artículo
(0 votos)
El coche a gas hace apenas dos años que circula por España, y poco a poco se ha ido haciendo hueco, impulsado por sus bajas emisiones contaminantes  y menor precio frente a la gasolina. El gas de automoción es a día de hoy el combustible alternativo que más se consume en el mundo. 
 
En la actualidad se estima un parque de entre 13.000 y 15.000 vehículos propulsados por gas en España, en su mayoría taxis, autobuses urbanos, camiones de basura o flotas de empresas privadas, aunque cada vez son más los vehículos particulares. 
 
¿Pero qué es el Autogás? Autogás es el término común empleado para referirse al GLP (gas licuado del petróleo) utilizado como carburante en automoción. Se trata de una mezcla de butano y propano y en su mayoría se obtiene directamente de yacimientos de gas natural o petróleo, un 60% frente al 40% que procede de la destilación del petróleo en refinería. Al ser sometido a presión, este gas pasa de estado gaseoso a líquido, ocupando mucho menos volumen. Además está prácticamente exento de azufre y otras sustancias como metales. Este carburante se almacena, transporta y se distribuye en fase líquida y se comercializa a través de las estaciones de servicio mediante una sencilla y rápida operación de llenado similar a las del diésel y la gasolina. 
 
Al vehículo transformado a gas GLP se le instala una boca de carga con tapa normalmente en un lateral del vehículo. Este vehículo arranca en gasolina y no pasa a gas hasta que el motor alcanza una temperatura de unos 40 grados. A partir de ese momento puede circular indistintamente con gasolina o gas seleccionándolo a través de un conmutador que se instala en el salpicadero, y el cambio no se aprecia en la conducción. 
 
No debemos olvidar que nos encontramos en un momento en el que la legislación ambiental es cada vez más restrictiva, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya vincula abiertamente los contaminantes NOx y las partículas PM10 que salen de los tubos de escape de estos vehiculos al aumento de enfermedades cardiorrespiratorias, fundamentalmente en los núcleos urbanos en los que se da una mayor concentración de coches. Precisamente es en este aspecto en el que encontramos uno de los mayores valores de este carburante ya que reduce los nieveles de NOx entre un 70% y un 90% respecto a la gasolina. Las administraciones están potenciando su uso para mejorar la calidad del aire de las ciudades.
 
Pero sin duda, la gran baza del autogás es su precio: 0,75 euros el litro frente a 1,5 euros de gasolina, lo que permite un ahorro de entre un 40-45% en combustible. En comparación con el diésel el ahorro es del 15-20%. 
 
Además, al llevar dos depósitos, aumenta su autonomía. Así, la autonomía media de un vehículo con Autogás es de 500 o 600 kilómetros, el doble si también utilizamos gasolina.
 
Cada vez son más los fabricantes que incluyen en sus gamas vehículos bifuel, es decir, con motores de gasolina preparados para utilizar GLP. Entre ellos, cabe destacar a Alfa Romeo, Audi, Citroën, Chevrolet, Fiat, Dacia, Opel, Peugeot, Renault, Seat, Skoda, o Volkswagen, entre otros. 

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.