Movilidad Segura

"Me preocupa mucho que a pesar de que los autocares lleven cinturón de seguridad, un número relevante de pasajeros no lo utilice"

Valora este artículo
(0 votos)
Si nos fijamos en las cifras de siniestralidad, el autobús es el medio de transporte por carretera más seguro en comparación con otros vehículos. Los últimos estudios demuestran que la probabilidad de sufrir accidentes cuando se viaja en autobús o autocar es más de 10 veces inferior que cuando se hace en coche. Además, según la DGT, los accidentes con víctimas en los que se han visto implicados autobuses han disminuido considerablemente en los últimos 4 años.  A pesar de esto, accidentes como el que tenía lugar el pasado mes de julio en Ávila, en el que murieron nueve personas, reabren la polémica sobre la necesidad  de que todos los autobuses incorporen cinturones de seguridad, y no solo aquellos fabricados a partir de 2007, como establece la normativa. Para hablar sobre esto y otros asuntos hemos entrevistado a Miguel Muñoz Fuertes, Director Corporativo de Seguridad de ALSA.

1. Ante el elevado coste que esto supondría para las empresas, algunos sectores han planteado la posibilidad de que la Administración invierta dinero en la renovación de la flota en lugar de instalar el cinturón en los vehículos antiguos, ya que en muchos casos no es posible puesto que eso supondría cambiar también la estructura del vehículo. ¿Qué le parece esta posibilidad?

Como es conocido, en España el sistema de transporte interurbano regular de viajeros por carretera se articula a través de concesiones otorgadas por un número determinado de años. Este sistema permite que en España contemos con  una flota más actualizada por las exigencias de las concesionales. Sobre la renovación de flota he de decir que todos los operadores hacemos grandes inversiones para cumplir con las obligaciones concesionales y los requerimientos de seguridad establecidos para las mismas. Los datos positivos de siniestralidad mencionados reflejan un buen indicador del sector en términos de seguridad operacional.
 
2. ¿Cree que la crisis económica que atravesamos es la única culpable de que muchas empresas no puedan dotar de cinturones sus autobuses o influyen otros factores además del económico?
Los operadores cumplen con la normativa existente y dotan de cinturones de seguridad a los vehículos en función de la misma. Las empresas son responsables y por tanto no invaden zonas de riesgo al cumplir la legalidad existente. Me preocupa mucho más que llevando cinturones de seguridad muchos de los autobuses y autocares, un número relevante de pasajeros no lo utilicen. Nosotros desde luego intentamos avisar, concienciar y promocionar a través de nuestros canales de comunicación y sistemas de información al pasajero sobre la obligatoriedad de llevarlo puesto en todo momento donde y cuando corresponde.
 
3. El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, proponía como alternativa reducir el límite de velocidad para los autobuses matriculados antes de 2007, es decir, aquellos que no tienen la obligación de llevar cinturones de seguridad, con el fin de reducir el número de víctimas. ¿Cree que esta medida resultaría eficaz?
En absoluto. El autobús es el modo de transporte por carretera más seguro. Es veintiuna veces más seguro en cuanto a número de heridos y veinticuatro veces más seguro en cuanto a número de fallecidos. Es de remarcar que en el año 2008 en el 99,3% de los accidentes de autobús con víctimas en carretera no había ningún defecto aparente, lo que es una clara muestra del esfuerzo de inversión en prevención y mantenimiento por parte de las empresas. Como mencionaba, el modelo concesional en España hace que la flota sea más moderna y segura debido a las exigencias en dichos procesos de licitación. Adicionalmente la seguridad vial está mejorando gracias a los programas de seguridad operacionales que las principales empresas de transporte ya están implementando, entre ellas y como referente del sector en materia de seguridad está ALSA. 
 
4. ¿Cree que reducir la velocidad puede tener efectos negativos para este tipo de transporte? 
Sin duda tendría efectos muy negativos y por esta razón todas las Asociaciones de Empresas de Transportes y la industria en general se opone a esta medida que afectaría a la calidad del servicio, al autocar, a la duración de los viajes y a los costes. Reducir y restringir la velocidad en nuestro sector no produce ningún beneficio en la seguridad. Un estudio publicado reciente sobre el “Impacto de la velocidad en accidentes de autocares” por el Instituto Universitario de Investigación del Automóvil (INSIA) explica que reducir la velocidad no provocaría una reducción de accidentes con implicación de autocares y autobuses y de víctimas producidas por ellos, debido a las bajas cifras que ya se dan en cuanto a la implicación de autobuses y autocares en accidentes, con la velocidad como factor concurrente, así como por infracción por exceso de velocidad de un conductor que aún es mucho inferior. El INSIA concluye en este estudio que una vez examinados sus registros de investigación de accidentes el factor de riesgo de velocidad en las mismas investigaciones no evidencia una homogeneidad, sino una heterogeneidad que no se consolida, en ningún caso, en una tendencia de riesgo relevante en el sector. 

5. Algunos colectivos están en contra del uso del cinturón de seguridad en autobuses, alegando que en caso de accidente, éste puede dificultar la movilidad de la persona a la hora de ser evacuada. ¿Cuál es la postura de ALSA al respecto?
Todo dependerá de cómo sea el accidente ya que no todos los movimientos de  evacuación de los pasajeros pueden desarrollarse del mismo modo. En cualquier caso, en mi opinión, se salvarán más vidas por llevar el cinturón puesto que por el hecho de no llevarlo con el fin de facilitar la evacuación de un accidentado. 
 
6. Para aumentar la seguridad, también se ha comentado la posibilidad de implantar cabinas inteligentes en los vehículos, de tal forma que se detecta la somnolencia del conductor a través del movimiento de los párpados, y así le avisa con mensajes sonoros o  mediante la vibración del asiento si se queda dormido. ¿Cree que podía ser una solución o una medida complementaria?
Ya existen dispositivos de seguridad activa en los vehículos que pueden ayudar al conductor ante el riesgo de somnolencia u otros elementos de distracción que pueden afectar negativamente a la conducción. Muchos operadores de transporte estamos incorporando en las nuevas flotas estos elementos de seguridad que implican gran inversión y, lo más importante, estamos formando a nuestros conductores en relación a estos dispositivos. Creo que ese esfuerzo debe ser valorado por la autoridades y los usuarios. Existen también otros métodos que vigilan las reacciones del conductor mientras conduce y consiguen anticipar el riesgo mediante un sistema de aviso y alarma interactivo. Creo que este tipo de medidas se irán extendiendo y serán beneficiosas. Dicho esto, quiero recordar que en nuestro sector los tiempos de conducción y descanso están perfectamente tipificados y que los operadores somos rigurosísimos. El cuadro de sanciones que hay para los supuestos de incumplimiento, tanto en los tiempos máximos de conducción como en los mínimos de descanso, es de lo más severo. 
 
7. En general, ¿qué otras iniciativa cree deben ponerse en marcha para mejorar la seguridad en las empresas de transporte de viajeros por tierra?
La mejora y vigilancia de la competencia y aptitud de los conductores en nuestro sector mantiene procesos normalizados de control y garantías de formación. Sin embargo, debemos seguir abundando en la formación de los conductores de forma constante y sistemática, trabajando factores y elementos de factor humano en la conducción, desarrollando formación específica en conducción anticipativa y defensiva. La evaluación sistemática de competencia mediante procesos de supervisión y control ayuda a las empresas a mantener niveles óptimos de seguridad entre sus conductores, lo que se traduce en una reducción de incidentes siniestros de menor calado, en algunos casos, precursores de posteriores accidentes graves.
 
Por otro lado, en nuestro sector creo que es necesario actualizar la Ley de Prevención de Riesgos Laborales 31/1995 de 8 de noviembre, sobre la necesidad de garantizar mejores condiciones de conducción en materia de seguridad, mediante el establecimiento de un marco regulador que obligue a las empresas y a los empleados a someter a los conductores profesionales de transporte de viajeros a controles obligatorios para la detección de ingesta de drogas y/o alcohol y a dichos conductores a ser sujetos de tales controles. 
 
8. Respecto a la formación, la DGT insiste en el deber de recordar a los pasajeros la importancia de utilizar el cinturón cuando el vehículo disponga de ellos; aboga por que las compañías desarrollen  un protocolo de seguridad, y se informe a los pasajeros sobre cómo comportarse en caso de accidente, así como la proyección antes o durante el trayecto de consejos de seguridad en formato audiovisual. ¿Cree que esto es viable de cara a que las empresas lo pongan en práctica?
Un número relevante de pasajeros no se pone aún el cinturón a pesar de los esfuerzos en cartelería, etiquetas de recordatorio por cada asiento en su parte posterior, anuncios en paradas y áreas de servicio que por ejemplo en ALSA estamos haciendo para sensibilizar a los pasajeros. Además, mediante el sistema embarcado de información y entretenimiento en ALSA siempre se realiza el recordatorio de obligatoriedad de llevar el cinturón y otros consejos de seguridad. El conductor realiza su verificación y si es necesario el anuncio para insistir. Necesitamos que las autoridades y organismos, con nuestra colaboración activa, sigamos concienciando a los pasajeros en este sentido. Confiamos que esta iniciativa surta efecto en la cultura de seguridad de los pasajeros. 

9. ¿Cómo han enfocado Ustedes la Seguridad en ALSA para mejorar sus procesos y seguir siendo lideres del sector?
La seguridad es el primer valor corporativo en nuestra organización. Hemos implementado en los últimos años un sistema vanguardista de seguridad integral lanzando un programa llamado “Eliminando Riesgos” que contiene estándares de seguridad que tocan de lleno dos áreas importantes de la actividad: los conductores y el vehículo, tanto en su componente de factor humano de seguridad como en el apartado de mejora tecnológica. Todo ello unido con un sistema de gestión de seguridad y programas de sensibilización que abarca todo tipo de actividades desarrolladas en nuestra red de transportes. La formación y vigilancia de la competencia está siendo crucial para mejorar año tras año nuestros datos de seguridad, que son auditados externamente por entidades de reconocido prestigio y siendo la primera empresa en haber obtenido el pasado mes de junio el primer certificado ISO 39001 sobre “Sistema de Gestión de Tráfico y Seguridad Vial”. Tenemos un compromiso muy arraigado históricamente con nuestros clientes y con los ciudadanos en general, participando en organismos y entidades que promocionan la seguridad vial como elemento fundamental en la sociedad tales como Fesvial. 
Modificado por última vez en Viernes, 27 Septiembre 2013 12:49

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.