Movilidad Segura

"El reto es conseguir una integración real de la gestión del riego vial en la empresa"

Valora este artículo
(0 votos)

La seguridad vial está cada vez más presente en nuestra vida cotidiana, y esto incluye también el ámbito laboral. En 2012 se contabilizaron en España 52.411 bajas laborales por accidentes de tráfico, lo que supone un 11% del total de todas las bajas laborales de ese año. Sobre la importancia de estas cifras y otros aspectos de la seguridad vial en la empresa, hemos charlado con Miguel Verdeguer, coordinador de prevención de FREMAP, mutua de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la Seguridad Social nº 61 en la Comunidad Valenciana, Islas Baleares y Región de Murcia. 


1. En primer lugar, nos gustaría que definiera qué es un accidente de trabajo, y qué se considera como accidente vial laboral.
Según indica la Ley General de la seguridad Social en su artículo 115, el accidente de trabajo es toda lesión que el trabajador sufra con ocasión o por consecuencia del trabajo que realice o ejecute por cuenta ajena. SI el accidente se produce dentro de la jornada laboral al desplazarse el trabajador, el accidente se denomina in laboro o en misión, por otra parte si el accidente se produce cuando el trabajador se desplaza desde su domicilio al trabajo o viceversa, decimos que el accidente es in itínere requiriéndose además que se cumplan los siguientes cuatro requisitos: Teleológico, es decir que el motivo del desplazamiento sea el ir al trabajo; requisito cronológico que hace referencia a que el accidente haya ocurrido en un tiempo prudencial entre la salida del domicilio y la entrada al trabajo o  vuelta al domicilio; requisito topográfico, que indica que el recorrido utilizado en el desplazamiento sea el habitual y lógico, que puede no ser el más corto, y finalmente se requiere que el vehículo empleado para el desplazamiento sea adecuado al mismo y se conoce como requisito modal. Hay que indicar que a los trabajadores autónomos  no se les reconoce el accidente in itínere según lo indicado en el artículo tercero del R.D. 1273/2.003, no obstante si se reconocerá como accidente de trabajo si el trabajador autónomo es económicamente dependiente según el artículo 26 de la Ley 20/2.007. De todas formas si el trabajador comete una imprudencia temeraria el accidente podría no considerarse como laboral.
 
2. Cada día en España, 104 trabajadores sufren un siniestro de tráfico en el trayecto de casa al trabajo y viceversa, es decir, lo que sería un accidente in itinere. ¿Qué acciones deberían realizar las empresas de cara a reducir esta siniestralidad y salvaguardar la seguridad de sus empleados?
Bueno, como hemos indicado los accidentes in itínere y en misión son accidentes laborales, por ello el empresario deberá trabajar en la prevención de los mismos como si fueran accidentes que pudieran haber ocurrido dentro de la empresa, debiendo aplicar la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, es decir dentro del Plan de Prevención que incluye la evaluación de riesgos y la planificación de la actividad preventiva habrá que incluir el riesgo vial intentando reducirlo, evaluarlo y realizar determinadas actividades preventivas que se recogerán en la planificación. Éstas pueden ser, entre otras, de tipo informativo como identificar condiciones de trabajo peligrosas, puntos negros o tramos de riesgo en los itinerarios y rutas, formación específica y mantenimiento de los vehículos, también actualmente muchas empresas están promoviendo la realización de planes de movilidad, los cuales aunque inicialmente tienen como fin optimizar y realizar un desplazamiento eficiente de los trabajadores, contemplan y recogen en su realización medidas relacionadas con la mejora de la seguridad vial de los empleados. La realización de campañas de seguridad vial también es una medida adecuada y con una gran aceptación por parte de los trabajadores. 

En el caso de que la empresa adquiera vehículos nuevos, se deberá exigir que cumplan con todas las medidas de seguridad y que además dispongan de una categoría de eficiencia energética elevada con objeto de reducir la contaminación por emisión de gases, ruido y además un consumo de carburante reducido.
 
3. ¿Considera que a día de hoy las empresas son conscientes de la importancia que tiene la prevención en cuanto a seguridad vial laboral se refiere?
La seguridad vial está cada vez más presente en la sociedad y por ello también en el mundo laboral, aunque sí que hay que indicar que hace dos décadas la incidencia de la prevención del riesgo vial en las empresas era muy reducida, entre otras circunstancias porque se consideraba el accidente de tráfico laboral como un accidente de tráfico más, con lo cual su ocurrencia se achacaba en muchas ocasiones al azar o a la mala suerte y su prevención estaba fuera del área clásica de la prevención de los riesgos laborales. A ello habría que añadir el relativo interés de los técnicos de prevención en esta materia, entre otros motivos por la reducida formación de la que disponían ya que los cursos formativos y másters en prevención de riesgos laborales le daban muy poco contenido a la seguridad vial. 

Por otra parte, en la segunda encuesta de condiciones de trabajo en la Comunidad Valenciana realizada en el año 2009 y en la séptima encuesta nacional de condiciones de trabajo de 2011 y en el informe realizado por FESVIAL referente a la opinión de los trabajadores sobre el riesgo vial, se detecta que los trabajadores identifican el riesgo vial pero no le dan la importancia adecuada, aunque se constata un cierto interés en todo lo relativo a su prevención. Asimismo, los informes que elaboran y entregan a las empresas los técnicos de prevención, recogen la incidencia de los accidentes in itínere y en misión, analizando los tiempos de baja y gravedad de los accidentes de tráfico que porcentualmente están cobrando mayor incidencia. El interés por la seguridad vial está aumentando notablemente, además todo lo que aprendamos y se haga en las empresas para reducir el riesgo vial podrá también ser transferido a nuestra conducción fuera del mundo laboral.
 
4. En 2012 se contabilizaron en nuestro país 52.411 bajas laborales por accidentes de tráfico, el 11% del total de todas las bajas laborales de ese año (143 trabajadores accidentados al día). Esas incapacidades temporales conllevaron un coste que ascendió a 148.490.822 euros, alrededor de 2.833 euros por accidentado. A la luz de éstas cifras, ¿considera que invertir en la prevención de riesgos laborales es rentable para la empresa?
Cómo Vd. Indica es significativo y similar al de años anteriores el porcentaje de bajas laborales relacionadas con los accidentes de tráfico laborales, y podríamos completar el dato diciendo que sobre el 34-35% de los accidentes mortales de trabajo también están relacionados con el tráfico, según las estadísticas oficiales. Estos números ya de por sí implicarían actuar inmediatamente a nivel preventivo, pero también debemos tener en cuenta que los accidentes en los centros de trabajo están cada vez más controlados gracias a la normativa de prevención de riesgos laborales, la de seguridad industrial y al interés de los propios empresarios por tener una empresa segura y con unas buenas instalaciones para ser competitivos. Esto ha propiciado una notable reducción de los accidentes en los centros de trabajo, pero como los accidentes laborales de tráfico no se han reducido en la misma medida que éstos, el porcentaje de los accidentes viales tiene más peso sobre la accidentalidad de la empresa. Por ejemplo en 1997 el porcentaje de accidentes in itínere con baja sobre los accidentes totales en las empresas era del orden del 6,3%, en el año 2005 fue del 9,2% y las últimas estadísticas del Ministerio referentes al año 2012 cifran el porcentaje en un 13,3%, es decir, se constata que los accidentes viales cada vez tienen mayor importancia y de ahí el que debamos trabajar en su prevención y reducción y ello requiere evidentemente destinar medios a ello.

Parte de la inversión puede recuperarse en algunos casos mediante subvenciones o incluso mediante algún tipo de reducción del gasto en prevención o en cuotas satisfechas a la Seguridad Social en concepto de accidentes de trabajo en porcentajes del orden del 5% y del 10% en aquellas situaciones en que la empresa cumpla con los requisitos contemplados en el R.D. 404/2.010 y además disponga de un plan de movilidad y seguridad vial.
 
5. España cuenta con años de experiencia en seguridad vial laboral, aun así, ¿qué retos cree que tenemos por delante?
Tiene razón, hay una larga trayectoria en España sobre la prevención de los accidentes viales, estando implicados en esta actividad de forma destacada profesores de la Universidad de Valencia y de ahí el nacimiento en 1.995 del INTRAS o Instituto de investigación en Tráfico y Seguridad Vial. Sin embargo, a tiempos nuevos, nuevos retos y nuevos riesgos, y algunos de los que se nos presentan ya y otros que vendrán pueden ser los siguientes:

En primer lugar conseguir una integración real de la gestión del riesgo vial en la empresa y la inclusión efectiva  de actividades relacionadas con la seguridad vial en los planes de movilidad. Estoy hablando de evaluaciones de riesgo que contemplen adecuadamente este riesgo y su prevención, y no meras indicaciones y referencias  a la normativa; también tendremos que aprender a convivir con todos los dispositivos móviles de comunicación ya que algunos conductores los utilizan mientras conducen y esto aún es más grave cuando lo hacen conductores que transportan personas. Hay gente que nunca se desconecta de este tipo de dispositivos y se debería extremar el control de estas conductas e incrementar las sanciones por el uso de estos dispositivos. Pienso que su uso conduciendo supera al peligro de llevar una velocidad no adecuada. El reto será controlar el uso de estos dispositivos por parte de los conductores. También tendremos que acostumbrarnos a convivir con los ciclistas en las ciudades, lo cual exigirá un tipo de conducción menos agresiva por parte de los vehículos y una conducción defensiva por parte de los ciclistas que también deben cumplir con la normativa que les implica. Otro reto que habrá que intentar cumplir es  la reducción de los accidentes, que en el caso de los in itínere, la DGT los cifra dentro de los objetivos de la Estrategia de Seguridad Vial 2011-2020 con un porcentaje del 30%, siendo el reto sensibilizar a la sociedad y al mundo laboral de la magnitud real del riesgo vial y de que aplicando una serie de medidas investigadas y estudiadas es posible reducirlo de forma notable. 
 


Modificado por última vez en Miércoles, 27 Noviembre 2013 11:52

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.