Movilidad Segura

ENTREVISTA JESÚS BARIAIN

Valora este artículo
(0 votos)

Jesús Bariain es Coordinador de Proyectos de Seguridad Vial de la Policía Municipal de Pamplona. Desde su experiencia, y su contacto diario con la seguridad vial y la movilidad de esta ciudad, nos comenta su visión y opinión sobre aspectos tan importantes sobre cómo fomentar la seguridad vial en los municipios, la educación y proteger a los colectivos más vulnerables de la ciudad.

Aún queda mucho por hacer en seguridad vial urbana, pero también muchos los logros conseguidos fruto del trabajo, interés y dedicación de profesionales como Jesús.

  • 1.- La DGT ha convocado recientemente a una reunión de trabajo a las autoridades locales de más de 100.000 habitantes para aunar esfuerzos y colaborar en la mejora de la seguridad vial en el ámbito urbano. Como policía local y Coordinador de Proyectos de Seguridad Vial y Responsable de la Oficina de Atención a las Víctimas de Tráfico de Pamplona, ¿cree que la coordinación que existe entre la administración central y las locales es buena en materia de seguridad vial o habría que fomentar más iniciativas como esta

Parece que la DGT se ha dado cuenta de que la Seguridad Vial en el ámbito urbano tiene la importancia que se merece. Hasta ahora parecía que la Seguridad Vial interurbana era de superior categoría que la Seguridad Vial Urbana. Los resultados muestran claramente que la siniestralidad vial interurbana ha descendido significativamente, mientras que la urbana lo ha hecho en mucha menor medida.

Todas las actividades orientadas a coordinar las acciones entre administraciones deben ser bien recibidas. Pero todavía estaría mejor conseguir que la Seguridad Vial en este país sea considerada como una sola, independientemente de donde provenga. Es imprescindible que se analice la problemática de la Seguridad Vial desde una perspectiva nacional, abarcando a vías interurbanas y urbanas.

Otra cosa será decidir qué tipo de organización va a ser capaz de analizar y regular el problema de la Seguridad Vial a nivel nacional. Es necesario legislar con criterios de análisis para todo el territorio nacional. Tenemos que conocer los datos de siniestralidad vial de todas y cada una de nuestras ciudades, al igual que se conocen los datos de las vías interurbanas. Y es necesario analizar los resultados y la casuística para poder adoptar medidas correctoras y, si fuera necesario, modificar la legislación para hacerlas efectivas.

Es necesario multiplicar las acciones formativas y de educación en el ámbito de la Seguridad Vial, ya que los alumnos de hoy son nuestros futuros conductores, y a más largo plazo, nuestros futuros paseantes en edad madura.

  • 2.- En tu día a día, en el trabajo, ¿a qué problemas te enfrentas más habitualmente en cuanto a seguridad vial se refiere?

Los problemas de la mayor parte de nuestras ciudades se resumen en dos palabras: Educación y Convivencia.

Y cuando digo problemas de educación me estoy refiriendo a su máxima expresión: Por un lado es necesario formar y educar a los usuarios de nuestras vías, tanto a conductores como a peatones, ciclistas, usuarios de ciclomotor, usurarios de motocicletas, etc... Habrá que conseguir acercarse a ellos para educarlos en este aspecto.

Y la otra faceta de la palabra educación es la relativa al respeto. Nuestra sociedad está apoyada sobre los pilares de la economía, el tiempo y el egoísmo personal, dejando al lado el respeto. Y en Seguridad Vial el respeto es imprescindible. Muchas de las situaciones conflictivas se podrían evitar si aumentara el respeto entre los ciudadanos.

La convivencia es otro problema que nos afecta. Cuando somos peatones pedimos y exigimos a los conductores que se comporten de una determinada forma y siempre respetando la norma. Pero ese mismo criterio no somos capaces de exigirlo a nosotros mismos. Y cuando somos conductores, pues actuamos a la inversa. Le exigimos al peatón el cumplimiento completo de las normas, pero nosotros siempre tenemos una excusa para no cumplirlas.

  • 3.- En cuanto a lo que serían los ciudadanos más vulnerables como por ejemplo los niños, no cabe duda de que como tal, poseen un comportamiento juguetón que les es propio. ¿Cree que nuestras ciudades y calles están diseñadas y planificadas correctamente para que los más pequeños puedan jugar, caminar, o ir en bicicleta con plena seguridad, o a menudo se hace caso omiso de ellos en materia de seguridad vial urbana? ¿y en el caso del entorno de los centros educativos?

Creo honestamente que las ciudades han avanzado muchísimo estos últimos años en cuanto a seguridad para los niños. Se han habilitado zonas verdes, las zonas de juego están bastante protegidas para garantizar la seguridad vial, etc...

Pero lo que realmente creo es que el colectivo de los niños no es el más vulnerable en nuestras calles. Manejando la información correspondiente a Pamplona, puedo asegurar que el colectivo más vulnerable y el más perjudicado es el de las personas mayores. Del total de víctimas heridas graves y fallecidas habidas en Pamplona en el año 2013, el 52% corresponden a personas mayores de 65 años, y únicamente el 8% corresponden a niños menores de 12 años.

Todo ello sin tener en cuenta que las secuelas con las que quedan unos y otros no tienen nada que ver, ya que una persona mayor atropellada generalmente queda con lesiones que le impiden muchas veces volver a hacer su vida ordinaria, teniendo que pasar a vivir acompañada por un familiar.

Así pues, vuelvo a incidir en el hecho de que resulta imprescindible analizar la siniestralidad de todas y cada una de nuestras ciudades, siendo necesario tener una visión más amplia que permita conocer y adoptar las medidas de mejora que en otros lugares han sido experimentadas con resultado satisfactorio.

  • 4.- Si seguimos hablando de niños, ¿considera importante formar y educar a los niños desde pequeños en el ámbito de la seguridad vial? ¿qué papel tienen las policías locales para enseñar a los niños comportamientos seguros?

Por supuesto que el tema de la Educación Vial no es solo necesario, sino imprescindible. Para aspirar a tener una Seguridad Vial de calidad son imprescindibles tres apoyos:

Conocer la siniestralidad de nuestras vías y calles: Debemos tener información real sobre la accidentalidad y la lesividad. En este aspecto habría que unificar muchos criterios sobre la recogida de información y su posterior tratamiento.

Analizar la información: Es imprescindible tener unidades de análisis de la siniestralidad, que traten de localizar posibles coincidencias en cuanto a la casuística. Además se deberían aportar las posibles soluciones ante hechos similares.

Educación y formación: Es el tercer apoyo pero no por ello el menos importante. Los niños y jóvenes son usuarios de la vía y en el futuro serán seguramente nuestros próximos conductores. Con los conocimientos básicos para conseguir el permiso de conducir no es necesario y resulta imprescindible transmitirles respeto y educación. Pero esta labor no es función exclusiva de la administración, ya que desde la propia familia se pueden y se deben transmitir esos valores. La forma será mediante el ejemplo.

Pero este tercer apoyo no está basado en los jóvenes y niños, sino debe ampliarse a numerosos sectores de la población: Adultos, universitarios, personas mayores, discapacitados, etc... Seguramente a todos nos vendrían bien unas charlas en las que nos refresquen los conocimientos adquiridos, nos quitemos los vicios y los defectos adquiridos, y nos muestren que todos tenemos que convivir en un mismo espacio y es imprescindible respetarnos.

  • 5.- Las personas con movilidad reducida también son considerados ciudadanos vulnerables en cuanto a seguridad vial se refiere. Con respecto a la accesibilidad, ¿qué barreras son las que más habitualmente encuentran en nuestras ciudades?, ¿qué cree usted, que trabaja a pie de calle, que habría que mejorar? ¿Lo que más urge?

El colectivo de los discapacitados puede parecer un colectivo vulnerable en cuanto a Seguridad Vial, pero los datos que manejamos no lo demuestran. No cabe ninguna duda que deberían de gozar de las mismas condiciones de desplazamiento que el resto de los ciudadanos.

Otra cosa distinta es todo lo relativo a accesibilidad y movilidad. Son dos cuestiones que no deberían mezclarse, ya que en la mayoría de las ciudades corresponden a diferentes áreas.

No obstante, y entrando en materia que no es la habitual, creo que es imprescindible mejorar las ciudades y adaptarlas a todos los usuarios. Y si para ello es necesario acometer pequeñas modificaciones, por supuesto que hay que hacerlo y facilitar los desplazamientos de todos los ciudadanos.

  • 6.- ¿Cree que en nuestra sociedad existe "cultura del civismo" en materia de seguridad vial? ¿Somos solidarios como conductores y como peatones?

Como he dicho anteriormente, la sociedad actual no tiene demasiado desarrollado el sentimiento del civismo y el respeto en lo que a Seguridad Vial corresponde.

En muchas ocasiones predomina el "yo" con respecto del bien común. Las prisas se convierten en nuestra principal necesidad y excusa cuando ocurre un siniestro.

Desde mi opinión creo que las ciudades han dado en estos últimos años un salto cualitativo en cuanto a mejoras de las vías: Regulación semafórica, mejor señalización horizontal, mayor calidad del asfaltado, aumento de zonas residenciales o peatonales, carriles bici, aumento de zonas verdes, etc...

También los vehículos han aumentado ostensiblemente sus medidas pasivas: Airbag, abs, estructuras deformables, paragolpes preparados para no causar lesiones al peatón, detección de obstáculos en calzada, cámaras de visión, limitadores de velocidad, etc...

Pero el aspecto en el que más capacidad de mejora tenemos es en el de la educación. Las administraciones deben incidir en todo lo relativo a la educación vial, a sabiendas que los resultados no se apreciarán a corto plazo, pero tendrán su repercusión a medio y largo plazo.

Y cuando hablamos de Seguridad Vial parece que nos estamos refiriendo a un problema de la administración. Cuando se dan datos de siniestralidad todas las miradas van dirigidas a la Administración, dando la impresión que la responsabilidad de ese resultado es cosa suya. Para poder adoptar medidas que mejoren los resultados es imprescindible conocer el problema en su totalidad, y eso pasa por asumir que la Seguridad Vial es cosa de todos los ciudadanos, sean peatones o conductores.

Cuando la sociedad tenga esa percepción estoy seguro que será posible analizar los problemas con otra perspectiva, y seguramente surgirán soluciones acertadas y aceptadas por todos.

Modificado por última vez en Martes, 11 Febrero 2014 08:45

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.