Movilidad Segura

Entrevista Amparo López

Valora este artículo
(0 votos)

Amparo López Antelo es Consultora de Seguridad Vial en Indra. Cuenta con una larga trayectoria profesional dedicada a la seguridad vial. En 2013 se incorporó al equipo de Indra, una multinacional de consultoría y tecnología, que ofrece servicios tecnológicos para diferentes sectores, entre ellos el de Transporte y Tráfico.

Amparo nos comenta cómo la aplicación de nuevas tecnologías puede contribuir a prevenir los accidentes y mejorar el tráfico.

1.- Las sociedades modernas demandan mayor movilidad, lo que requiere un sistema de transporte complejo y adaptado a las necesidades sociales, que garantice los desplazamientos de personas y mercancías de forma segura, eficiente y sostenible. ¿En qué nuevas tecnologías está trabajando Indra para mejorar la gestión del transporte y la movilidad? ¿Cómo contribuyen a aumentar la seguridad y a prevenir los accidentes de tráfico?.

Indra aborda la seguridad vial con un enfoque integral, teniendo en cuenta el valor de la planificación, la formación, la evaluación, la concienciación y la comunicación. La compañía pone toda su capacidad tecnológica al servicio de cada uno de estos aspectos y acompaña a las diferentes Administraciones en la búsqueda de las soluciones más adecuadas a sus propias necesidades, gracias a sus capacidades como compañía consultora para el desarrollo de planes de seguridad vial y la implantación de sistemas de gestión según la norma ISO 39.001.

Sin perder de vista este enfoque integral, Indra ha desarrollado tecnologías propias para dotar de inteligencia a las infraestructuras viales y de transporte. La clave de estos Sistemas Inteligentes de Tráfico (ITS) es que permiten la monitorización constante de las carreteras y autopistas y facilitan información en tiempo real que permite gestionarlas desde un único centro de control de forma eficiente y flexible. Estas tecnologías mejoran el flujo de vehículos, facilitan el control de incidentes y alarmas, y proporcionan información actualizada a los conductores sobre datos de tráfico, tiempos de recorrido, sugerencias o información meteorológica. En definitiva, permiten ofrecer a los usuarios la mayor seguridad y calidad del servicio, a la vez que reducir costes y ser más eficientes.

Otras soluciones que ayudan a aplicar las diferentes políticas de movilidad y a concienciar a los conductores son los sistemas para el control de vehículos (titularidad, seguro, mantenimiento, etc.); control de infracciones, ya sea de velocidad o de paso de semáforo en rojo; los sistemas para restringir el tráfico en el centro de las ciudades o el carril bus; los sistemas de control de flotas y de ayuda a la explotación para autobuses o vehículos pesados, etc.

En el ámbito de la formación, Indra cuenta con soluciones específicas para formación en seguridad vial, sistemas de aprendizaje a través de internet, pruebas informatizadas y simuladores de conducción tanto de vehículos pesados (ENTAC), como de coches (SMARTSIM). Estos simuladores, fruto de una experiencia de más de 30 años de Indra en simulación, permiten formar y rehabilitar a los conductores en todo tipo de situaciones y en un entorno exento de riesgos.

También existen otras tecnologías importantes para reducir el número de muertes y la gravedad de las lesiones, como son los centros de control de la seguridad vial y emergencias, que facilitan la coordinación de los diferentes organismos clave cuando ocurre un siniestro, o los sistemas de gestión de helisuperficies de emergencias para el transporte de víctimas de accidentes, que tienen un fuerte impacto en el entorno interurbano y en zonas de difícil acceso.

 

2.- En los últimos años con la recesión económica, se ha reducido el presupuesto de mantenimiento y mejora de las infraestructuras, ¿cómo consideran que la disminución de presupuesto sobre las vías puede afectar a la seguridad? ¿para mejorarlas se requieren grandes inversiones? ¿qué elementos tecnológicos se podrían aplicar que no supongan grandes costes?.

En el caso de España, aunque la crisis ha provocado la reducción de los presupuestos, contamos con unas infraestructuras de tráfico y transporte que están a la vanguardia mundial. En nuestro país los Sistemas Inteligentes de Transporte (ITS) están en plena madurez debido a la actividad del Ministerio del Interior, a través de la Dirección General de Tráfico, y en la parte restante, debido a la actividad del Ministerio de Fomento y sus equivalentes administraciones autonómicas. Tenemos grandes capacidades para manejar y compartir información en los centros de gestión del tráfico y del transporte, y redes de comunicaciones potentes y bien gestionadas.

Pese a esta buena situación de partida, al sector tecnológico TIC le corresponde continuar avanzando tecnológicamente para poner sus soluciones a disposición de la sociedad y de las Administraciones del Estado y éstas, por su parte, deben continuar apostando por la innovación y llevar a este sector a ir siempre más allá.

Entre las medidas que se pueden adoptar y que suponen un gran beneficio, muy superior a su coste, están la elaboración de Planes de Seguridad Vial por parte de Administraciones y empresas, y la concienciación y la formación de los conductores mediante una mayor colaboración del sector público y el sector privado.

En Europa el 40% de los accidentes de tráfico son laborales y el 60% de los fallecidos en accidentes de tráfico lo son en accidentes laborales. En España, de todos los accidentes laborales con baja, el 11% son de tráfico; y de los accidentes laborales mortales, más del 30% son de tráfico.

La labor de las empresas a la hora de formar y concienciar a sus profesionales sobre la importancia de llevar a cabo buenas prácticas en materia de seguridad vial es un factor “multiplicador”, al extenderse a la propia familia, entorno personal y social, favoreciendo el necesario cambio cultural preventivo.

3.- Según las últimas cifras publicadas por la DGT, las carreteras convencionales son las que mayor accidentalidad presentan. ¿Qué tipo de vías e infraestructuras consideran más peligrosas, y que podrían ser susceptibles de mejora?. ¿Por qué?. ¿Qué medidas se podrían aplicar para mejorarlas?

Actualmente es costoso, y a veces muy difícil, gestionar el tráfico en carreteras secundarias, tanto por su enorme longitud como por su alejamiento de las redes de comunicación alámbricas ya instaladas. No obstante, es imprescindible hacerlo porque en ellas están sucediendo la mayor parte de los accidentes con víctimas. Probablemente, los sistemas cooperativos que se incorporen a los vehículos y a las vías resuelvan muchas incidencias y los datos que se obtengan de los mismos serán de gran ayuda para predecir y planificar el tráfico. Estas vías son las grandes olvidadas en lo concerniente a equipamiento ITS, fundamentalmente por las dificultades en las comunicaciones y por el trato de favor lógico que han recibido las grandes redes viarias formadas por autovías y autopistas. Por tanto, sería el momento de aportar e instalar soluciones para estas vías.

4.- Las ciudades están creciendo, convirtiéndose en importantes núcleos urbanos, donde la movilidad es fundamental. El concepto de smartcities se refiere al desarrollo urbano sostenible, ¿cómo se puede aplicar este concepto al transporte y desplazamientos de las personas?. ¿A través de qué herramientas?. ¿Qué sistemas de comunicación entre la vía, vehículo y usuario se pueden aplicar para mejorar los desplazamientos de los ciudadanos de forma segura y sostenible?.

Existen soluciones tecnológicas específicas para el área de movilidad urbana e Indra está trabajando en numerosos proyectos en este ámbito en el marco de lo que se denominan las Smart Cities o ciudades inteligentes. La aplicación de los sistemas inteligentes de transporte (ITS) en el entorno urbano permite a las ciudades lograr una movilidad más eficiente y respetuosa con el medioambiente, contribuyendo a reducir las congestiones de tráfico y los costes directos e indirectos que suponen, reduciendo las emisiones contaminantes y promoviendo los servicios de transporte urbano integrado (intermodal). En definitiva, un modelo que permite mejorar la calidad de vida del ciudadano.

En las ciudades se han creado centros de control gestionados mediante plataformas integrales, alrededor de las cuales los diferentes servicios y sistemas son operados de manera única, intercambiando información y creando nuevos servicios hasta ahora desconocidos.

Siguiendo esta filosofía, por ejemplo, los servicios de regulación semafórica son capaces de dar prioridad al transporte público o adaptar automáticamente el funcionamiento de los semáforos a la situación real del tráfico, conocida a través de la red de detectores, que hacen posible a su vez, y de nuevo en tiempo real, informar de la situación a los ciudadanos y recomendar rutas alternativas mediante la web, paneles de información o aplicaciones móviles. Por otro lado, los sistemas de detección automática de incidentes nos permiten detectar situaciones anómalas y reaccionar ante ellas de manera programada y automática. Por ejemplo, ante un accidente grave, podemos posicionar automáticamente las cámaras de tráfico para verificar el alcance, avisar de manera coordinada a los efectivos de emergencia implicados y crear ondas verdes de coordinación semafórica que permitan el acceso y salida rápida de la zona afectada.

Además, todas las soluciones que permiten mejorar la gestión del transporte público y fomentar su uso por parte de los ciudadanos son especialmente relevantes en el ámbito urbano e interurbano y favorecen una movilidad más segura, eficiente y sostenible. Los sistemas de ayuda a la explotación del transporte público, por ejemplo, permiten gestionar el servicio, potenciar su eficiencia y mejorar la calidad de cara a los usuarios, al integrar los sistemas de gestión de flotas, información al viajero, información tarifaria, o sistemas de prioridad semafórica, entre otros.

Esta tecnología ofrece un mejor servicio e información en tiempo real al viajero, por ejemplo, con el servicio de estimaciones y mensajería en paradas, con datos sobre la hora estimada de llegada y ubicación del vehículo; avisos e incidencias del servicio a través de diferentes soportes, etc. Todo ello redunda en un mayor uso del transporte público.

También contribuye a este objetivo la incorporación al transporte de las últimas tecnologías para el control de accesos y billetaje, como los sistemas de pago integrado de los diferentes tipos de transporte a través de tarjetas inteligentes, que incorporan nuevos servicios y se validan con solo acercarse al lector, o el pago mediante el teléfono móvil.

Modificado por última vez en Martes, 09 Diciembre 2014 13:40

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.