Movilidad Segura

Formación y educación, claves para la prevención de accidentes viales

Valora este artículo
(0 votos)

Así lo manifiesta en esta entrevista concedida para el blog de FESVIAL Mar Cogollos, directora de la Asociación para el Estudio de la Lesión de la Médula Espina (AESLEME)una entidad privada de ámbito nacional sin ánimo de lucro y declarada de utilidad pública, dedicada a la prevención de accidentes que provocan lesiones medulares y cerebrales, la mayoría irreversibles: paraplejías, tetraplejías, traumatismos craneoencefálicos, etc.

Los índices de siniestralidad vial han descendido en los últimos años. No cabe duda de que la prevención y la educación  han jugado un papel decisivo en ello.

¿Cuáles cree que son los principales logros en este sentido?

Como todo el mundo sabe, los resultados de la educación, no pueden medirse a corto plazo, sin embargo una educación continuada en la materia que nos ocupa ha tenido mucho que ver en el descenso de heridos y fallecidos de los últimos años, principalmente en los jóvenes.

Si bien, la incorporación de la educación vial en la asignatura de educación para la ciudadanía ha sido un paso importante, el contenido de esta materia ha sido escaso.

Por ello, creo que ha sido decisivo el trabajo de policías locales, asociaciones y fundaciones en los centros escolares.

El dar a conocer los factores de riesgo y las medidas preventivas a peatones, ciclistas, pasajeros y conductores es fundamental para concienciar y evitar riesgos.

También, la puesta en marcha del carné por puntos y la obligatoriedad de realizar  cursos de recuperación en autoescuelas, ha facilitado el reciclaje de muchos conductores adultos en cuanto a seguridad vial se refiere: factores de riesgo y consecuencias de los siniestros viales.

En Aesleme, esperamos que el trabajo que llevamos desarrollando desde hace 22 años en materia de educación vial en centros escolares, universidades, academias militares, autoescuelas, etc, haya contribuido a la reducción del número de heridos y fallecidos en nuestras carreteras en los últimos años. No olvidemos que según los datos dela DGTlos jóvenes menores de 35 años son el grupo de edad que más ha reducido la siniestralidad (más de un 60%), y por ello estamos convencidos de que entre los tres millones de niños y jóvenes que han recibido nuestras campañas, alguna vida habremos salvado y alguna lesión evitado.

El escenario actual es fruto además de un trabajo que se remonta a muchos años atrás ¿Han sido los españoles receptivos a mejorar su formación?

Creo que, los españoles, una vez que pasan por la autoescuela y tienen el carné, piensan que saben conducir y que no necesitan más formación.

Es más, la clave es sacar el carné cuanto antes, al coste más bajo posible y sin asistir a las clases teóricas de la autoescuela.

Y en las carreteras circulan personas con 18 años, 50, 80… Con más o menos edad, formación y experiencia. Pero, si en los últimos años, las carreteras han mejorado, los coches disponen de más dispositivos de seguridad, las leyes han cambiado y el código de circulación también; ¿no sería importante realizar unos cursos obligatorios de reciclaje a partir de unos años de carné?, empezando por ejemplo, por las personas de más de 65 años.

Es cierto que, en los últimos años, ha aumentado el número de personas que realizan, voluntariamente, “cursos de conducción segura” y empresas que forman a sus trabajadores en seguridad vial, facilitando la realización de estos cursos, a las personas que pasan más tiempo en las carreteras.

A pesar de ello, ¿no cree que tenemos que seguir trabajando intensamente para lograr    nuevos avances? ¿Cuáles son las principales líneas en las que se debe incidir?

En cuanto a la Educación y Formación, debería ampliarse el contenido de educación vial en la nueva asignatura de “Educación cívica” o implantar una asignatura obligatoria. También debería revisarse el sistema de obtención del permiso de conducir, mejorar la formación de los nuevos conductores, incluyendo un mínimo de 10 horas de clases teóricas obligatorias presenciales de seguridad vial. Intentar hacer una formación continuada, una especie de puesta a punto cada 10-20 años.

Y por último, modificar el sistema de convalidación de permisos obtenidos en el extranjero, requiriendo un número obligatorio de formación teórico-práctica previa a la convalidación.

En lo referente a Sanidad, creo necesario establecer, por fin, un tiempo máximo de respuesta de los sistemas de urgencia y emergencia e incorporar psicólogos especializados en las urgencias de los hospitales. Es básico también ampliar el número de “Unidades de Daño Cerebral” a aquellas Comunidades Autónomas donde no existan y mejorar y ampliar la “Rehabilitación Integral” de los lesionados medulares y cerebrales. Además, los médicos de Atención Primaria, así como los especialistas que conocen las enfermedades y medicamentos que toman sus pacientes, y que son incompatibles temporal o definitivamente con la conducción, deberían poder trasladar ala Administración dicha información, sin incumplir la ley de protección de datos.

En lo referente a las infraestructuras, sería fundamental la creación del marco normativo adecuado para que los proyectos de corrección de tramos peligrosos o de concentración de accidentes se contraten por procedimientos de urgencia, como si se tratase de obras en tramos afectados por desastres o catástrofes naturales. Otro punto importante es la inclusión de las auditorías de Seguridad Vial en todos los proyectos de nueva construcción y en aquellos de conservación o modificación, con determinado índice de accidentalidad o intensidad diaria de tráfico. Y por supuesto, mejorar las inversiones dedicadas al mantenimiento de las carreteras (firmes, biondas, guardarailes, señales, etc).

Internet y los nuevos medios de comunicación han supuesto un cambio radical en muchos ámbitos, incluido la seguridad vial.  ¿Considera que pueden contribuir a mejorar la difusión de determinados mensajes y facilitar, asimismo, la labor de concienciación?

Sin duda, la labor de los medios y su implicación a la hora de cubrir todos los temas relacionados con la seguridad vial y darle el espacio que merece a esta materia, ha sido fundamental en España, para alcanzar los objetivos marcados y para lograr esta enorme mejora que hemos experimentado en los últimos años.

Cada noticia que se da en los medios puede aportar un mensaje preventivo: qué ocurrió, cuáles fueron las causas, cómo pudo evitarse, cuáles fueron sus consecuencias, el perfil de los heridos y del causante, si hubo retirada de puntos o carné, si fue delito…

En estos años, no solo hemos leído, visto u oído las cifras de fallecidos después de cada periodo vacacional o fin de semana, sino que las noticias son diarias, es decir, se ha incorporado la información de tráfico dentro de los contenidos del medio y se han formado especialistas en esta materia.

No olvidemos que los medios de comunicación llegan a millones de personas y la información que transmitan puede ayudar a salvar vidas.

ASLEME está implicada en distintas iniciativas dirigidas a fomentar la formación y los buenos hábitos en materia de seguridad vial. ¿Cuáles son los principales proyectos en los que están actualmente trabajando?

AESLEME ha diseñado campañas preventivas distintas, según sea el colectivo al que se dirige, intentando llegar a toda la población. No obstante, durante estos 22 años, nos hemos centrado en niños y jóvenes principalmente (decía Pitágoras: “Educad a los niños y no tendréis que castigar a los hombres”).

Las principales campañas que desarrollamos son:

Te Puede Pasar” se realiza en colegios, institutos, centros de menores y militares, “Si controlas, vuelves”, está enfocada a los alumnos de bachiller (y se centra en el consumo de alcohol y drogas y la conducción, “Agárrate a la vida”, es una adaptación de Te Puede Pasar, dirigida a universitarios que, en general, ya tienen el carné de conducir.

Las conferencias son impartidas por un profesional sanitario y una persona con lesión medular por accidente, con amplía formación en educación vial, duran aproximadamente 2 horas y se apoyan con una presentación multimedia amena, con videos ilustrativos, y adecuada a la edad de los asistentes.

Las campañas abordan los riesgos, las medidas preventivas, la actuación después de un accidente y las consecuencias más graves (lesiones medulares y traumatismos craneoencefálicos).

Además, participamos como formadores en los cursos de recuperación del carné por puntos y en Taseval (talleres para personas que han cometido delitos contra la seguridad vial) explicando las consecuencias físicas, psicológicas y sociales que tienen los accidentes, para evitar que los infractores de tráfico vuelvan a infringir una norma que puede causar daños a otras personas o a sí mismos. Según los informes elaborados porla Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE), la Universidad de Valencia (Intras) y la Universidad Politécnica de Madrid, el personal de nuestra asociación roza el sobresaliente.

Para llegar a los usuarios de moto, colectivo vulnerable y con descensos de siniestrabilidad menor hemos diseñado “Disfruta con cabeza”, que se realiza en todos los Grandes Premios de Motociclismo, que se celebran en los circuitos españoles (Jerez, Montmelo, Alcañiz, Cheste) y que cuenta con el apoyo e implicación de los pilotos del Mundial.

Otro colectivo importante es el de los trabajadores, ya que uno de cada tres fallecidos por accidente laboral se debe a un accidente de tráfico “in itinere” o en “misión”, por ello hemos empezado a desarrollar cursos en empresas en colaboración con FESVIAL y CNAE.

Como los objetivos los marcan normativas europeas, representamos a España en el “European Youth Forum for Road Safety”, en el que los expertos en seguridad vial europeos más jóvenes buscan fórmulas para concienciar a sus coetáneos compartiendo buenas prácticas.

Además, desde 2010, participamos en el proyecto europeo Avenue, en el que junto con países como Holanda, Grecia, Bélgica, Alemania o Polonia, entre otros, tratamos de desarrollar programas que disminuyan los accidentes de tráfico en Europa en los colectivos más vulnerables.

Usted está volcada desde hace mucho tiempo en todo lo que tiene que ver con la seguridad vial en nuestro país, tanto a nivel institucional, como empresarial y desde el punto de vista del ciudadano, lo que le ha convertido en una de las mayores expertas en esta materia en la actualidad. Le vamos a pedir que les dé un breve consejo a estas personas: un niño que está aprendiendo las normas viales; un joven que acaba de aprobar el carnet de conducir y un padre de familia.

Al niño como peatón le ensañaría cómo cruzar; como pasajero de un vehículo, le inculcaría que siempre debe abrocharse el cinturón, en cualquiera de las plazas del vehículo, que debe de ir en un sistema de retención adecuado a su edad y que no debe distraer al conductor. Además, le enseñaría a comprobar que el reposacabezas de los demás ocupantes va bien regulado y a recordarle a sus padres todo lo que él sabe. Como ciclista, a este niño le aconsejaría  que siempre lleve el casco y material reflectante y que circule lo mejor protegido posible y por carriles bici.

A un joven que acaba de aprobar el carné, le diría que aunque crea que sabe conducir, le falta experiencia y que no debe correr riesgos innecesarios, que cumpla todas las normas y cuide que el reposacabezas esté bien regulado, el cinturón siempre abrochado en todas las plazas, y que recuerde que el uso del móvil y el consumo de alcohol son incompatibles con la conducción.   

Al padre de familia, que dé ejemplo a sus hijos desde que nacen; que use siempre los sistemas de retención adecuados, que cruce por el sitio correcto y de la forma adecuada y que cuando vaya en el coche, utilice dispositivos de seguridad y no se distraiga con el móvil o el navegador, que respete los límites de velocidad, y descanse en los viajes largos. Y por supuesto, que no conduzca si ha bebido, aunque sea un par de copas, pues un accidente ocurre en unas décimas de segundo y las consecuencias son de por vida.

Siguiendo en esta línea, ¿qué es lo que le diría o ya le ha dicho en alguna ocasión a María Seguí Gómez, directora general de la DGT?

He podido entrevistarme con la directora general de Tráfico y además hemos coincidido varias veces en estos meses, con lo que he tenido tiempo de explicarle qué hace AESLEME para mejorar la seguridad vial, así como de trasladarle alguna de nuestras propuestas de futuro – de las que ya he hablado anteriormente-.

Lo primero que le trasladé es nuestra disposición a seguir colaborando conla DGTy la importancia que tiene, en estos tiempos de crisis, que cuente con todas las organizaciones e instituciones que trabajan en seguridad vial, pues es fundamental aunar fuerzas, para conseguir el nuevo objetivo que marcala OMSpara esta década, de  reducir la cifra de víctimas a la mitad.

Me agradó saber quela DGTquiere conocer la cifra real de heridos graves que hay en España y no usar coeficientes de corrección a 30 días; ya que AESLEME      lleva muchos años pidiendo conocer el número de heridos graves que hay en España: actualmente se consideraba como tal, el que permanecía ingresado más de 24 horas.

Queda por definir a quién vamos a considerar herido grave, después de esos 30 días. Para mí, sería aquel que, después de esos días, tiene un diagnóstico con secuelas permanentes.

Y si que le pediríamos a María Seguí, que no olvide que la prevención, la educación y la formación es fundamental para evitar accidentes y que, por tanto, apueste por ello.

Si el siniestro ocurre, los heridos, así como sus familias, deben poder contar con una buena atención médica y psicológica.

Un compositor británico decía que “aprender es como remar contra corriente: en cuanto se deja, se retrocede”. ¿Cree que la actual coyuntura económica puede afectar al esfuerzo que se ha estado haciendo en materia de educación en seguridad vial y que esto podría repercutir, a su vez, en el nivel de formación que ha alcanzado la población española?

En el tema de la educación, es cierto que muchas de las instituciones que estamos trabajando en los centros educativos, debido a la situación económica, y a la disminución de nuestros recursos públicos y privados, nos hemos visto obligados a reducir la actividad, por lo que impartiremos menos conferencias y llegaremos a menos alumnos.

Es una pena, ya que la educación continuada en el tiempo es la que nos permitirá ver su eficacia y eso puede influir en los datos de ésta y sucesivas décadas.

En cuanto al acceso al carné ocurrirá lo mismo, las personas buscarán mejor precio y no mejor formación, lo que puede llevar a que cierren más autoescuelas.

Por último, también disminuirán las personas o empresas que realicen cursos de conducción segura.

Para terminar, le pedimos que se atreva a decirnos cómo ve la seguridad vial en España dentro de 20 años.

Aunque  a todos los que trabajamos en materia de seguridad vial, y por supuesto, a todos los que formamos parte de AESLEME, nos satisface la reducción de la cifra tanto de víctimas mortales como de heridos graves. No puedo dejar de soñar y hacer mío –nuestro-, el objetivo sueco de “visión cero”, porque nadie debe dejarse la vida en las carreteras.

Así que, visualizo que dentro de 20 años, la sociedad española estará concienciada sobre los riesgos del tráfico, debido a la educación y formación continua que habrán recibido, imagino carreteras y vehículos, tan seguros, que las consecuencias de los errores humanos se minimizaran casi por completo. Para ello, imagino que todas las vías tienen separación de carril, están bien mantenidas y sin tramos de concentración de accidentes y que las medidas de seguridad pasiva y activa de los vehículos, que los convierte en coches cada vez más inteligentes, se incorporan a todos los vehículos y no solo a los de gama alta.

Con todas estas medidas, me imagino que ya no nos dejaremos la vida en la carretera y que los heridos no serán tan graves ni irreversibles.

Alguien puede pensar que soy poco realista, y que plasmo mi deseo, no lo que ocurrirá de verdad en 20 años… Pero soñar es libre y si todos nos ponemos a ello, por qué no vamos a conseguirlo.

Modificado por última vez en Viernes, 28 Septiembre 2012 10:34

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.